Las apariencias engañan, no prejuzguemos a las personas.

No sé cuántas veces he visto este video, pero seguro que más de 10. Ayer estaba buscando un video en Youtube y lo encontré, lo volví a ver y me sigue gustando y dando el mismo mensaje que cuando lo vi por primera vez en 2007:

“No prejuzguemos a las personas por su apariencia, démosles la oportunidad de ver qué pueden hacer y ofrecer. Todos somos especiales y únicos, algunos con semejante talento como Paul y otros con menos. No enjuiciemos a las personas por su apariencia o gestos, dejémoslos demostrar de lo que son capaces y si es necesario ayudémoslos  a encontrar o potenciar su talento.”

Se trata de la presentación de Paul Potts en el programa Britains Got Talent, algo así como Operación Triunfo, un programa de TV donde varios cantantes compiten y el ganador recibe un gran premio y ayuda para su lanzamiento profesional.

Paul, un vendedor de teléfonos, se apuntó al programa y nadie apostaba por él, los jueces lo veían raro y casi lo rechazaban antes de darle la oportunidad de ver que podía ofrecer, el público se reía y dudaba de él, todo por su aspecto físico y su porte inseguro.

Vean el video:

En 2009, en el mismo programa se presentó una mujer, Susan Boyle y le pasó algo parecido, parece que nos cuesta entender.

Y ojo, esto también puede pasar en los negocios y servicios, recuerda que las apariencias engañan, no vayas a perder un buen cliente.

¿Qué opinas?

Compartir en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Antonio San Juan

Antonio San Juan

Consultor en marketing digital y comercio internacional. Ayudo a la digitalización e internacionalización de las empresas /// Tuxpeño apasionado de su terruño. Promotor del turismo y comercio de Tuxpan, Veracruz desde hace más de 15 años.

6 comentarios en “Las apariencias engañan, no prejuzguemos a las personas.”

  1. Avatar
    Francisco Guevara

    Antonio.Felicitacioens por el trabajo que realizas…Realmente existe contenido de calidad en tus expresiones.Un abrazo fraterno.

    Francisco Guevara.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *